Se han creado cientos y cientos de dietas en la larga búsqueda para obtener el método idóneo para la perdida de peso y mejorar la salud; algunas han sido más efectivas que otras, además hay unas que gozan de popularidad entre el publico bien sea por sus resultados efectivos o por la vasta cobertura mediática que ha recibido. Dentro de este rango de popularidad se puede colocar precisamente a la dieta Atkins, quien será la protagonista en el presente artículo.

Esta dieta lleva más de 40 años discutiéndose en el mundo de la salud y de las dietas, fue estructurada por el médico estadounidense Robert Atkins, quien publico un libro donde tras varios estudios planteaba una dieta basada en una alimentación cetogénica, esto significa que se produce en el organismo una situación donde se da cetosis (que son los cuerpos cetonicos), generando en el cuerpo una deficiencia, similar a la falta de alimentos por el ayuno, que da lugar a un déficit calórico, bien sea porque falta el aporte energético requerido o por la falta de alimentos altos en glúcidos, es decir altos en carbohidratos.

En resumen este tipo de dietas son aquellas donde hay una baja ingesta de carbohidratos, consumiéndose más proteínas, fibras y además de frutas y verduras. Lo interesante de la dieta Atkins a otras dietas similares es que posee un plan organizado de 4 fases donde se va controlando progresivamente el consumo de glúcidos o carbohidratos, de forma que no sea un cambio brusco en la persona y puedo ir en cada fase aprendiendo mejor como controlar el consumo de alimentos, incluyendo las porciones.

Recuerda que debes tener mucho cuidado con este tipo de dietas o alimentación, porque el mito de que los carbohidratos son malos es falso, ya que estos son una de las principales fuentes de energía para nuestro cuerpo y ayudan también al metabolismo. Lo que debemos hacer es ser inteligentes a la hora de ingerirlos, porque evidentemente si intentas perder peso y alimentarte más saludable al comer pan de harinas blancas, (que es carbohidrato) no es una buena opción, y más si no es integral, porque es alto en sodio y en azúcares. Pero si por el contrario dentro de una de tus comidas incluyes la batata, el cual es una hortaliza que no posee tantas calorías por gramo y un bajo índice glucémico, entonces es el ideal acompañante para tus almuerzos por ejemplo. Otro error seria no saber escoger en que momento consumir carbohidratos, como el solo hacerlo en el desayuno y almuerzo, y no en la cena porque tardan más en procesarse; así como comer en una sola comida dos tipos de carbohidratos complejos (por ejemplo papa y plátano). La clave esta en la manera en que como manejas tu inteligencia alimenticia.

Basándonos estrictamente en la dieta Atkins hay 4 fases que analizar:

Fase 1: Inducción

Esta es una de las fases más difíciles y retadoras ya que en ella se reducen a lo más mínimo el consumo de carbohidratos, los cuales se irían agregando paulatinamente en la evolución de las siguientes fases. El objetivo es producir un cambio en tu cuerpo, donde la ingesta de carbohidratos no sea superior a los 20 gramos netos diarios, siendo las frutas y verduras la principal fuente de hidratos de carbono. Estas restricciones permiten que nuestro cuerpo pase a quemar las grasas y los carbohidratos en forma de glucosa que ya se encuentran en el organismo, obteniendo evidentemente una pérdida de peso rápida.

Dentro de las reglas está hacer 5 o 4 comidas pequeñas al día, o 3 comidas fuertes y dos meriendas, esto es para que tu metabolismo se vaya acelerando y te sientas satisfecho durante todo el día comiendo cada 6 horas aproximadamente. Debes procurar no hacer pasar hambre a tu cuerpo en estos días, incluso se recomienda consumir alimentos grasos (como mantequillas y diferentes tipos de aceites) o bebidas con cafeína. Lo más importante es realizar un contador de carbohidrato para saber de acuerdo a su complejidad y calorías cuales pueden o no consumirse, y nunca dar por sentado esta información porque estos cálculos son los puntos clave para que la dieta Atkins resulte exitosa.

Este inicio o inducción puede ser brusco para muchas personas, y dependerá de que se cumplan las reglas al detalle para que puedan lograr resultados satisfactorios. Si es muy intensa para ti, podrás iniciar por la fase 2 y eventualmente retomar la fase 1.

Fase 2: pérdida de peso continua

Ya en esta fase se busca estabilizar la pérdida de peso lograda en la primera fase, para que la persona vaya haciendo de esta nueva alimentación un hábito. Es por eso que se amplía la lista de carbohidratos que pueden consumir, aunque en líneas generales se mantienen las mismas reglas que en la fase 1, dirigidas al número de comidas y gramos de carbohidratos que pueden consumirse diariamente.

El objetivo principal es que la persona visualice cuales son los carbohidratos que mejor lo benefician para perder peso, esto puede experimentar consumiéndolos de 5 en 5 gramos, luego disminuir esos 5 gramos y analizar los cambios que se producen en el peso. La idea es progresar hasta poder llegar al consumo de 45 gramos netos de carbohidratos.

Fase 3: mantenimiento

El objetivo es que cuando decidas adentrarte en esta fase es porque ya has logrado un equilibrio y control en tu alimentación, especialmente en el consumo de carbohidratos pudiendo manejar consumir de diferentes tipos sin que esto perjudique tu peso. Además otro punto importante es que debes ya estar muy cerca de lograr tu peso ideal, mínimo a 4,5 kg de distancia. Ya acá la pérdida de peso debe ser despacio porque se intenta es que consigas constancia, para que puedas mantener la dieta Atkins a un muy largo plazo.

Acá ya puedes llegar hasta a 65 gramos el consumo diario neto de carbohidratos, la lista se amplía por supuesto, pero ya deberías saber a cuales eres tolerante y cuales sabotean tu pérdida de peso. Puedes ir aumentando de 10 en 10 gramos, aunque si notas que te estas estancando entonces baja 10 gramos de carbohidratos en tu consumo. Una vez que hayas logrado tu peso ideal deberás intentar mantenerlo por un mes, con la misma dieta, antes de poder pasar a la fase 4.

Fase 4: Mantenerse

Esta nueva, y ultima, fase constituye una continuación natural de la fase anterior, se supone que al llegar aquí ya has logrado tu peso ideal, y lo más importante, es que has conseguido mantenerlo por lo que deberías estar orgulloso de ti, además deberás tener una idea bastante clara de cómo hacer uso de los carbohidratos a tu favor y como retirarlos cuando están en contra.

Ya está alimentación debe convertirse para ti una cotidianidad o una forma de vida, por lo que mantendrás la lista de carbohidratos que te sirvan, y podrás seguir variando con el consumo de sus gramos diarios cuando lo consideres necesario.

Lo ideal es que si sientes que tienes antojo o ansiedad la cubras con grasas. Recuerda que ya tienes las herramientas necesarias para jugar con ellas, para hacer de esto un estilo de vida tienes que ir variando los alimentos e incluyendo algunos nuevos.

Recuerda siempre que una de las clave para obtener resultados exitoso con la dieta Atkins y cualquier otro tipo de dieta es primero la constancia, el buen ánimo, además de consultar previamente con un nutricionista para adaptarla a tus necesidades.

Otras dietas recomendadas: