Las dos primeras fases de la dieta Dukan están encaminadas a perder peso hasta encontrar nuestro peso justo, ése en el que deberíamos mantenernos a largo plazo.

Probablemente estamos en un momento en el que nos sentimos muy bien y nos sentimos orgullosos de nosotros mismos, pero todavía nos queda un poquito más de trabajo por delante para poder beneficiarnos de los buenos resultados a largo plazo.

A partir de la tercera fase, llamada fase de consolidación, el objetivo es precisamente evitar los efectos rebote, evitar recuperar peso y consolidar los resultados que hemos conseguido tras las dos primeras fases: la fase de ataque y la fase de crucero.

Que comer en la fase de consolidacion

Esta tercera fase dura mucho más que las anteriores y deberemos mantenernos en ella por un periodo de al menos diez días por kilo perdido. Es decir, imagina que has perdido 4 kilos. Entonces deberás mantenerte en la fase de consolidación durante 40 días. Solo tienes que multiplicar por 10 los kilos perdidos. Es importante acostumbrar al cuerpo a su nuevo peso, ya que justo después de perder muchos kilos es más fácil volver a recuperarlos de forma muy rápida.

En esta fase vamos a volver a introducir algunos de los alimentos que no podíamos tocar durante las fases anteriores como la fruta y el queso (con hasta un 30 % de materia grasa).

Y, como no te extrañará, seguimos dedicando un día a la semana a las proteínas puras para conseguir mantenernos en el peso ideal.

Esta tercera fase es más llevadera si bien es necesario seguir siendo muy estricto en lo que respecta a su cumplimiento si queremos no echar a perder todo lo conseguido hasta el momento. Se trata de una fase esencial para que podamos mantener los resultados obtenidos a largo plazo.

Con esta fase lo que queremos es evitar volver a los viejos hábitos que pueden llevarnos no solo a recuperar el peso perdido, sino incluso a hacernos con algunos kilos más.

La fase de consolidación es clave para poder encontrar el equilibrio que permita a nuestro cuerpo seguir una dieta acorde a lo que podemos comer para mantenernos en nuestro peso.

Como hemos comentado, hay que reservar un día para las proteínas puras y seis los dedicaremos a proteínas puras más verdura. Lo mejor es llevar a cabo una buena planificación y reservar un día de la semana para las proteínas puras. Es muy importante para que esta fase sea efectiva y, de hecho, lo ideal es que se convierta en una norma que sigamos siempre en el futuro.

La dieta que debemos seguir en los días de proteína + verdura es similar a la indicada en la dieta crucero con la novedad de que podemos introducir algunos alimentos (fruta, pan, cereales, legumbres, etc.)

Y además de recuperar algunos alimentos se nos permite hacer 1 o 2 comidas de gala a la semana. ¿Qué queremos decir con “comida de gala”? Pues que tenemos libertad absoluta para comer lo que nos apetezca.

Se recomienda dividir esta fase en dos partes o mitades.

Durante las dos mitades de esta fase podremos comer proteínas y las verduras indicadas en la fase crucero.

Fruta

En cuanto a la fruta, podremos comer 1 pieza al día en la primera mitad y 2 al día en la segunda mitad. Hay que excluir al plátano, los frutos secos, cerezas y uvas. Se recomienda empezar introduciendo manzanas, luego fresas y frambuesas, luego sandía y melón, más tarde naranjas y finalmente peras, kiwis y mangos.

Pan

Con el pan integral actuamos del mismo modo, 1 rebanada en la primera mitad y 2 en la segunda. Es necesario que sea pan integral sin azúcar.

Queso

El queso que elijamos puede tener hasta un 30 % de materia grasa y es mejor evitar los quesos fermentados como el queso de cabras o el queso azul y los quesos curados.

Feculentos

También se vuelven a introducir los feculentos, es decir, cereales (como sémola, cous cous, polenta, bulgur, trigo sarraceno, arroz, trigo, maíz, quinoa, cebada…), las patatas (así como batatas y otros derivados) y las legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes…).

Sin olvidarnos de los derivados de los cereales, que entran también dentro de este grupo: harina, pastas, pan, etc. Los feculentos aportan energía y pronto vamos a notar la diferencia respecto a las fases anteriores.

Normas para los dias especiales

En cuanto a la comida de gala, se recomienda hacer 1 en la primera mitad y 2 en la segunda mitad. Aunque en la comida de gala o celebración hay cierta libertad, no hay que hacer dos comidas de gala en un mismo día y hay que evitar repetir una segunda ración del mismo plato o bebida. En estas comidas es posible saltarse la lista de alimentos permitidos, pero, por supuesto, recomendamos sensatez y moderación.

avenaSi bien vas a poder consumir muchos más alimentos, es necesario que aumentes la dosis de salvado de avena que ingieras.

Te recordamos que la mejor manera de cumplir de forma eficiente con tu dieta es tener una buena organización. Lo mejor es que te prepares de antemano tus menús semanales y los pongas por escrito para que puedas estar segura de que estás cumpliendo con todas las reglas.

Además, tienes que tener muy claro que durante este periodo no vas a perder kilos, sino que vas a consolidar el peso ideal que alcanzaste durante las dos fases anteriores. Y, por último, no olvides comer siempre con moderación y seguir dedicando unos minutos al día a realizar ejercicio físico.

Una vez realizado la primera fase puedes continuar con: La fase estabilización de la dieta dukan