La cuarta fase de la dieta Dukan recibe el nombre de fase de estabilización. Si has llegado hasta aquí, enhorabuena, porque eso significa que no solo has conseguido perder los kilos que te sobraban y llegar a tu peso ideal, sino que has pasado la fase de consolidación con éxito, que es clave para no recuperar peso.

Objetivos para la cuarta fase para no subir de peso

mantener-peso-estabilizacionEsta última fase te va a permitir hacer una vida totalmente normal y comer lo que quieras, dándote ciertos caprichos, aunque sin volver a los malos hábitos del pasado.

Las reglas de la última fase son sencillas y si las cumples, conseguirás mantenerte en tu peso ideal.

La primera es seguir reservando un día a la semana para el consumo exclusivo de proteínas puras. Deberás incorporar este nuevo hábito a tu vida y no abandonarlo nunca. Lo mejor es que te organices y elijas un día a la semana. De esta manera es más probable que lo cumplas todas las semanas. El objetivo es contrarrestar los posibles excesos que hayamos cometido durante el resto de la semana.

Como ya has superado la fase de consolidación, sabes cómo funciona. Por eso, no deberás dudar en volver a seguir las normas de dicha fase cuando sientas que estás volviendo a ganar peso. Digamos que funciona como una medida de seguridad en caso de peligro. Se trata de poner en práctica lo aprendido.

Realizar ejercicio

Otra norma es no abandonar el ejercicio físico diario. No es necesario ni que dispongas de mucho tiempo, ni que sea excesivamente duro. Algo tan agradable y sencillo como un paseo diario de 20-30 minutos es suficiente para mantenerte en forma y sentirte mejor. También es recomendable comenzar a introducir ciertos hábitos en nuestro día a día como subir las escaleras andando, no utilizar el coche si no es necesario y, en general, intentar utilizar nuestro cuerpo y nuestras piernas todo lo posible. Tampoco debes olvidarte de complementar tu dieta con una hidratación adecuada (recomendable consumir entorno de los dos litros de agua al dia).

Salvado de Avena

El salvado de avena es otro elemento que vamos a tomar como hábito para toda la vida. Te recomendamos tomar tres cucharadas al día para incrementar el aporte de fibra.

Control de peso y el equilibrio

En esta última fase todos los alimentos están permitidos. La sensatez, la moderación, no cometer excesos y recordar reservar un día a la semana a las proteínas puras serán clave en nuestro éxito. ¡Ya podemos mantenernos en nuestro peso ideal de por vida!

Además, con esta dieta, además de perder peso, conseguimos mejorar nuestros hábitos alimenticios ya que vamos a reducir el consumo de grasas y aumentar el de frutas y verduras. Ya no quedan muchos más secretos por revelar, salvo uno muy sencillo: comer de forma sana, variada y equilibrada.

Estamos seguro de que vas a conseguir encontrar el equilibrio que necesitas entre consumo y gasto energético. Para ello te recomendamos que sigas tomándote tu tiempo en la organización y planificación de tus menús semanales, dándote algún que otro capricho, pero sin caer en excesos continuos. Lo imparte es que seas consciente de que ya no hay normas, pero al mismo tiempo, no olvides los errores que cometiste en el pesado y que te llevaron a tener que comenzar la dieta Dukan desde la fase 1.

Podemos decir que todo este proceso, además de para perder peso, debe haberte servido para reeducarte a la hora de elegir tu dieta. A partir de ahora, no solo vas a verte mucho mejor, sino que vas a sentirte más ágil.

Una vez realizado la primera fase puedes continuar con : La fase ataque de la dieta dukan